martes, 26 de agosto de 2008

De los peligros de la psiquiatría

                                                            

Hace ya algunos años cuando salí de la prepa me tope con la encrucijada de elegir lo que a futuro sería mi vocación, en esos días muchos compañeros atravesaron la misma situación, recuerdo que en aquellos días una de las carreras más solicitadas era psicología, y lo era por razones tan superfluas como las siguientes:

"Que padre ser como el profesor Javier"

"Como que siempre sabes lo que piensa la gente"

"Es que en la novela de soñadoras la psicóloga es bien chida"

Hoy han pasado ya 5 años desde aquellos días algunos de mis compañeros aún no concluyen su carrera o recién lo han hecho...yo ya tengo un año fuera.

Muchos empiezan a darse cuenta que quizá el mundo no necesita tantos psicólogos como pensaban y ahora este hecho se vuelve importante porque ellos abran de vivir de esta ocupación. Y es que siempre he sido un tanto escéptico del verdadero alcance que debe tener la psicología y psiquiatría a pesar de que siempre me ha interesado el tema.

Y es que a mi parecer estas dos ramas han sido llevadas a un terreno que por si solas no deberían alcanzar, o por lo menos no de la manera tradicional. Creo que muchos de los problemas más comunes que la psicología y la psiquiatria catalogan como patologías pueden ser tratas de mejor manera con la denominada terapia filosófica.

Aquí dejaré un poco de lado la psicología para enfocarme en la psiquiatría, y es que las corrientes norteamericanas siempre terminan afectándonos, nuestros vecinos del norte son una sociedad terapeutizada donde tener un terapeuta se ha vuelto tan común como tener un médico de cabecera y donde los seguros de aquel país absorben los gastos derivados de estos males mentales, lo que potencializa la capacidad del ciudadano común para hacerse de los servicios de este tipo de profesionales.

Y es que no hace falta ser un doctor en psicología para entender que Freud consideraba que todos los trastornos mentales tenían una causa raíz de origen físico, es decir que el mal radicaba en algún defecto del cerebro. De  ahí que ahora exista en la psiquiatría actual el famoso DSM (Diagnostical and Statistical Manual).

Este manual puede ser una de las peores aberraciones de la medicina moderna, y es que si usted es diagnosticado con algún padecimiento de los registrados ahí será recetado con drogas delicadas. En los 80's los psiquiatras consideraban que uno de cada diez estadounidenses padecía alguna enfermedad mental, en los 90's se decía que uno de cada dos, de seguir así ¿a donde vamos?.

Este tipo de supuestos son una basura total y es que querer tratar con drogas todos los conflictos existenciales, confusiones, descortesías, promiscuidad o violencia del hombre es una aberración total, falta entender que la desmoralización y falta de sentido de la sociedad actual, ocupada del dinero nos lleva un mundo en el que la existencia del hombre se basa en acumular bienes materiales y a veces se pierde el rumbo  sin que esto signifique necesariamente la locura, y es que, ¿qué pasa cuando alcanzas lo que soñabas (autos, casas,éxito profesional, lo que sea) y no te sientes como quisieras? y llegas a la irremediable pregunta ¿Hay algo más?, sino sabemos la respuesta y nos deprimimos ¿merecemos ser medicados en todos los casos? (y no es que quiera que impere la buena moral ni ningún dogma religioso)

Y es que cuasi demoniaco DSM no dice cosas como estas.

¿Padece usted un trastorno emocional sin resolver que tiene su origen en una mal experiencia del pasado?. Según el DSM usted padece un trastorno de estrés postraumático.

¿Su hijo tiene problemas para aprender aritmética?, lo más probable es que tenga un mal profesor o que el modelo educativo no se ajuste a su personalidad, el DSM lo diagnosticaría como trastorno de aprendizaje numérico.

¿Está disgustado porque no se ha ganado la lotería? el DSM dice trastorno de estrés ludopático

¿Rechazaría usted un tratamiento para su hijo derivado de un diagnostico como este? el DSM dice trastorno de incumplimiento de tratamiento prescrito.

Lo grave es que:

En EUA 5.2 millones de niños en edad escolar, cerca del 10% del total, han sido diagnosticados con TFAH (trastorno de falta de atención por hiperactividad) y han sido tratados con Ritalin, una droga que a incrementado sus ventas de manera impresionante, tan impresionante como sus espeluznantes efectos secundarios

Al parecer los psiquiatras inventan enfermedades para todo... ¿Le gusta tamborilear los dedos cuando está sentado en su escritorio? eso es un trastorno de percusión digital.

Tenga pues usted cuidado de caer en manos de uno de estos tipos, una bata blanca no siempre es la solución a sus problemas, los psicólogos no son tan peligrosos pero sino son del tipo filosóficos y honestos pueden llevarle a una perdida de tiempo y dinero...pero esa es otra historia quizá lo toque en otra entrega.

Fuente y recomendación de lectura:

Más platón y menos Prozac del doctor Lou Marinoff

Saludos.

2 comentarios:

*Caleidoscópica dijo...

creo que tienes razón en mucho de lo que has dicho, lo cierto es que a diferencia de nosotros, la vida de la mayoría de la gente que sobreestima el rol de estos profesionales, tiene qué ver más con una cultura solitaria, so el individuo paga para ser escuchado y para tener derecho legal a consumir medicamentos que lo alejen un poco de aquella solitaria realidad. tú qué crees?

Rulas dijo...

En el caso más triste de estas situaciones lo que mencionas es totalmente cierto, lo malo es cuando esta paranoia se traslada a niños y personas "normales"